Pamela Henríquez; Curicó necesita un Gobierno Municipal con perspectiva de género.

Hoy,  es fundamental  pensar un  municipio interseccional e inclusivo y que tenga la voluntad política  de asumir el  compromiso de proteger  y garantizar los derechos fundamentales de las mujeres y disidencias sexuales de nuestra comuna, a través de programas y oficinas dedicadas exclusivamente a planificar y ejecutar políticas públicas que apunten hacia la configuración de una ciudad que avance hacia un desarrollo más igualitario y equitativo, para caminar hacia la erradicación de la violencia de género tanto en Curicó como en la provincia, a partir de iniciativas basadas en diversos tratados internacionales suscritos por nuestro país, tales como la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW por sus siglas en inglés) y la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, conocida como Convención de Belém do Pará.

Una vida sin violencias, requiere de un esfuerzo colectivo adicional y de políticas municipales transversales que tomen en cuenta tanto a mujeres, como a personas no binarias, las cuales podrían ser concretadas a través de mecanismos legales y normativos, tales como ordenanzas municipales, protocolos de actuación  frente  a casos de abuso sexual  en las distintas reparticiones municipales  y otros mecanismos  legales   y culturales que permitan, de manera efectiva,  prevenir y abordar situaciones de acoso laboral, sexual y callejero en contra de las mujeres de nuestra comuna, junto con el fortalecimiento de centros para la mujer y casas de acogida.

Incorporar la perspectiva de género a la gestión municipal, implica necesariamente visibilizar las brechas aún existentes en nuestra comuna y  pensar cómo  desde las políticas públicas locales  podemos avanzar en  crear una red de cuidados al servicio de  las mujeres, considerando nuestra cultura rural y campesina, para de este modo, promover una vida sin violencias ni discriminaciones sociales, económicas, culturales, políticas ni raciales con el fin de materializar el principio de igualdad.

Otro aspecto que defenderemos en una gestión municipal con perspectiva de género se relaciona con promover, respetar y defender la paridad  de género  tanto al interior de la administración municipal como en el trabajo comunitario, con el fin de que los cargos directivos  sean liderados tanto por mujeres, hombres y disidencias sexuales, puesto que sólo así avanzaremos hacia un Curicó más democrático e inclusivo.

Asimismo, consideramos que es  fundamental generar y construir, junto a las comunidades educativas, un currículum local basado en  una educación no sexista, que nos permita avanzar hacia nuevas formas de relacionarnos,  para lo  cual es necesario promover talleres y jornadas para una nueva convivencia en el aula.

En este sentido, creemos que es prioritario orientar desde el preescolar hasta la enseñanza media,  nuevas formas de vivir las masculinidades  que permitan aprender una forma de ser hombre que se aleje de concepciones violentas y dominantes. Sabemos que los sistemas educativos pueden producir o reproducir formas de relaciones violentas y machistas y es momento de  quebrar estas relaciones  hegemónicas de poder, para establecer relaciones de género no violentas, basadas en la igualdad, el respeto y así avanzar hacia una democracia paritaria.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *